In: Notas de prensa0

Procuradores de diversas municipalidades y ministerios reforzaron sus conocimientos sobre la Ley Antitabaco. Por segunda vez este año, el Ministerio de Justicia y COLAT brindaron las herramientas jurídicas necesarias para enfrentar  procesos referidos al control de tabaco.

Con el objetivo de  fortalecer las capacidades entorno al control de tabaco, el Ministerio de Justicia y Derechos Humamos (MINJUS) y la Comisión Nacional Permanente de Lucha Antitabáquica (COLAT) realizaron hoy, miércoles 13 de diciembre, el segundo taller sobre ‘Control  de Tabaco y Derechos Humanos’ dirigido a procuradores públicos  de diversos  ministerios y municipalidades.

Gracias a la actividad los defensores  del Estado  recibieron información actualizada acerca  de las medidas de control de tabaco implementadas en el Perú en adecuación al Convenio Marco para el Control de Tabaco (CMCT) de la organización Mundial de la Salud (OMS).

Participó el Dr. Roger Rodríguez, director de la Dirección General del Derechos Humanos del Minjus, quien enfatizó que el CMCT tiene un rango constitucional por ser un “tratado de derechos humanos” que protege el derecho fundamental a la salud.  “El Tribunal Constitucional considera que reducir el consumo de tabaco en el Perú no es solo una finalidad constitucionalmente valida, sino también obligatoria y necesaria”, indicó.

En ese contexto, invitó a los procuradores participantes a utilizar el CMCT en procesos  judiciales que atenten contra las normas de control de tabaco.  “El Convenio Marco para el Control de Tabaco de la OMS es la  herramienta jurídica más importantes que tenemos no duden en utilizarla”.

Tomó como ejemplo la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) 0032 -2010 y recordó que en aquella ocasión el TC  falló a favor de los  ambientes 100% libres de humo de tabaco, con lo cual  ratificó el valor del CMTC como un  tratado  de “defensa de los derechos humanos”.

Rodríguez Santander alertó que “alrededor del fenómeno del tabaquismo hay una serie de poderes que  buscan, sobre la base del poder del dinero,  afectar los derechos humanos. Eso como sociedad; y singularmente como Estado,  no lo debemos permitir”.

Participó también, Jazmín Monrroy, procuradora pública del Ministerio de Salud, quien señaló que muchas veces el Estado se enfrenta al Estado cuando las denuncias contra las normas antitabaco encuentran un aliado en Indecopi por supuesta “barrera burocrática”.

Ante esto, Flavia Radovic, presidenta de la COLAT, resaltó la importancia de generar políticas que promuevan la reducción del consumo de tabaco. Recordó que al día mueren 46 peruanos por enfermedades atribuibles al tabaquismo.

“El tabaquismo le genera al Perú un gasto en la salud pública de más de 2 500 millones  de soles anuales; mientras el pago impositivo  al cigarrillo cubre apenas el 9% de esta cifra”, enfatizó la abogada.

Abel Limache, secretario general de COLAT, agregó  que el cigarrillo contiene 4 mil sustancias tóxicas, de las cuales 62 son sustancias cancerígenas, causantes de 17 diferentes tipos de cáncer.  “En el Perú se diagnostican 42 mil tipos de cáncer cada año; más o menos, un Estadio Nacional lleno”, dijo. “Sí evitásemos el consumo de tabaco, estaríamos evitando el 30% de casos de cáncer en el mundo”, acotó.

En tanto, Carmen Barco, consultora COLAT, se refirió a la importancia de modificar nuestra legislación para regular la publicidad del tabaco. “Sí el tabaquismo es una enfermedad, el vector de esta enfermedad se llama publicidad”, enfatizó. 

“En las tiendas y bodegas se venden cigarrillos con saborizantes. El fumador revienta una capsula y obtiene sabor a mentol, naranja, uva, etc.  (…) justamente los cigarrillos con saborizantes buscan superar el sabor desagradable de cuando se empieza a fumar; para captar así, consumidores cada vez más jóvenes. Entonces hay muchas cosas que debemos seguir avanzando  en nuestra legislación”, señaló.

Por su parte,  Hugo Córdova, consultor COLAT, cuestionó las estrategias comerciales que utiliza  la Industria Tabacalera. “Es perverso que una industria busque manipular la sensación de novedad o moda en la mente de un adolescente a través de conceptos que resultan atractivos como los saborizantes o las frases en inglés”, preguntó.

Al finalizar, Gina  Cavero, de la Dirección General del Centro de Estudios del Minjus, agradeció a los expositores y la activa participación de los procuradores  asistentes.