La Comisión Nacional Permanente de Lucha Antitabáquica (COLAT) inició un nuevo periodo. La Dra. Flavia Radovic ha sido elegida  por la Asamblea de COLAT como la nueva presidenta de la institución para el período 2017 – 2020.  En esta entrevista, Radovic nos cuenta que le impulsó a asumir el cargo y cuáles serán sus primeras acciones. 

¿Desde cuándo existe COLAT y cuál es el objetivo de la institución?

COLAT fue creada en 1988 mediante Resolución Ministerial, bajo la gestión del ex Ministro de Salud Dr. Luis Pinillos Ashton. Tiene por objetivo crear conciencia del daño que causa el tabaquismo en las personas y a la sociedad en su conjunto, y busca respaldar las políticas en favor de la salud pública con respecto a este tema. El próximo año cumplimos 30 años de trayectoria institucional, y entre otras acciones hemos impulsado la aprobación de todas las normas de control de tabaco, desde la primera ley (Ley 25357) promulgada en 1991, y su reglamento, hasta la norma vigente (Ley 28705) y su modificatoria (Ley 29517) con sus respectivos reglamentos.

¿Cuáles serán las líneas de acción de COLAT en este nuevo mandato?

Parte de nuestras metas para el 2018 será lograr la aprobación del proyecto de ley que establece la prohibición total de publicidad, promoción y patrocinio de tabaco; otra meta importante es lograr que se firme y ratifique el Protocolo de Comercio Ilícito. Un aspecto que también hay que contemplar es la cesación, pues los fumadores necesitan ser ayudados para que abandonen el hábito.

Seguiremos apoyando a las municipalidades para que se implementen eficazmente las ordenanzas sobre ambientes libres de humo de tabaco, a fin de que los trabajadores en sus centros de labores, y las personas que acudan a restaurantes, bares, discotecas, entre otros, puedan gozar del aire puro, sin sufrir contaminación por el humo de cigarrillos.

Como lo hemos venido haciendo, seguiremos colaborando en la defensa de las medidas de control de tabaco, tanto en el ámbito administrativo como judicial. Coadyuvando con la defensa de los Procuradores Públicos.

Seguiremos fortaleciendo capacidades en materia de control de tabaco y seguiremos difundiendo información actualizada sobre el impacto negativo del tabaco en términos de salud, economía y desarrollo del país.

¿Qué la impulsó a asumir la presidencia de COLAT?

Soy miembro de COLAT desde sus inicios, y soy una convencida de la causa. Me indigna ver como una industria lucra con la vida y el sufrimiento humano, incita a los hombres, mujeres y jóvenes a consumir su venenoso producto, los engancha y los vuelva adictos, a fin de tener clientes cautivos, a los que enfermará y matará, para luego reemplazarlos por nuevas generaciones de consumidores.

¿Qué estrategia utilizan las tabacaleras para lograr sus fines?

Actualmente los atrae con cigarrillos saborizados presentados en cajetillas atractivas y de colores, con publicidad en idioma inglés, y términos engañosos. Eso es lo que combato desde la trinchera de la sociedad civil, y espero aportar mi grano de arena para disminuir el consumo de tabaco, y con ello reducir el número de muertes en el Perú por las enfermedades que acarrea tabaquismo.

¿En estos años cuál ha sido la mayor fortaleza de COLAT?

Nuestra mayor fortaleza se basa en la legitimidad y reconocimiento que tenemos ante la sociedad y frente al Estado. Somos la única institución de la sociedad civil con nombre propio contemplado en la Ley 28705 y en su reglamento como entidad encargada de la vigilancia de la aplicación de las medidas de control de tabaco desde nuestras competencias. Informamos, difundimos, denunciamos, apoyamos la defensa de las normas de control de tabaco. Colaboramos en la implementación en nuestra legislación  de las medidas establecidas en el Convenio Marco para el control de tabaco de la OMS. 

¿Y cuál es el  mayor desafío de COLAT en estos tiempos?

En nuestra labor tropezamos día a día con la interferencia tabacalera, que es muy pertinaz  y se filtra en todas las esferas. Existen funcionarios públicos y congresistas que no apoyan las medidas de control de tabaco, que no apuestan por la salud pública y olvidan los intereses del Estado.  Parte de nuestra misión en este mandato será lograr implementar nuevas políticas públicas para evitar que la industria tabacalera se cuele en las decisiones del Estado respecto a este tema.  Otro de nuestros mayores desafíos también será  que no se permita considerar a las empresas tabacaleras responsables socialmente, pues para ello deberían cambiar de giro y no comercializar cigarrillos ni productos con nicotina. 

¿Qué es el Convenio Marco para el control de tabaco de la OMS?

Es una herramienta internacional indispensable para afrontar el problema del tabaco a nivel mundial. Consiste en un tratado basado en pruebas que reafirma el derecho de todas las personas al máximo nivel de salud posible y se elaboró en respuesta a la globalización de la epidemia de tabaco. El Convenio ha sido ratificado por el Perú en el año 2004; en virtud de ello, nuestro país se obliga a adaptar su legislación de acuerdo a los estándares establecidos en este Tratado. Nuestra institución viene colaborando para su debida implementación.

¿Qué le pediría al Estado y las organizaciones civiles con respecto a la lucha para el control de tabaco?

Que piensen en los peruanos que queremos vernos libres de las consecuencias nefastas del tabaquismo y que todos los poderes del Estado actúen en consecuencia. Y a las organizaciones, les pedimos que se unan a nuestra justa causa, que participen con nosotros en el logro de nuestros objetivos, y que nos acompañen el 31 de Mayo a la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, con la mira de tener un Perú libre de humo.